La médula: Función de la médula

La función principal de la médula ósea es la hematopoyesis, o sea, la producción sostenida de los tres tipos de células de la sangre: células rojas o hematíes, las células blancas o leucocitos y las plaquetas. Todas éstas proceden de la división y maduración de una célula precursora común denominada célula madre que reside en el interior del hueso. Conocida también como progenitor hematopoyético tiene capacidad de autorrenovación y diferenciación, al ser capaz de generar una o más subseries de células maduras.

Fácil extracción. Al ser una suspensión celular se puede obtener fácilmente por aspiración con una aguja conectada a una jeringa. Además, es fácilmente trasplantable.

Versatilidad. Las células madre que contiene son capaces de seguir produciendo células hijas de todos los tipos en cualquier entorno que se parezca al microambiente de la médula ósea (en cultivos especiales o en la médula de otro individuo).

La médula y las células madre


5.000 ml sangre


4.000 neutrófitos por ml


1 día=10.000.000.000 nuevos neutrófitos